Certificación ISTQB ahora en el mes de Septiembre 2017

Aprendiendo de Calidad con 3 Historias


Historia 1:

En los principios de la edad media, cuando se estaban formando los mercados de artesano en las principales ciudades de Europa, ya se tenía claro que significaba la calidad, pues los artesanos y ante la necesidad de diferenciarse de su colegas, marcaban sus trabajos, tanto para los trabajos en cuero, herrería, hasta en la construcción los artesano iban dejando su marca de construcción.

En Japón también los artesanos marcaban sus obras, las espadas eran firmadas en forma oculta en el mango, los cuadros hasta hoy tienen como una especia de timbre rojo en alguna de sus esquinas visibles.

En definitiva la calidad se asociaba a prestigio.

 

Historia 2:

La isla de Murano, en tiempos en que las formas artesanales de trabajar el vidrio, era un secreto, los señores feudales dueños de la isla y de sus artesanos, la transformaron en una especia ciudad cerrada, nadie podía salir de la isla, y si un artesano lo intentaba, este era eliminado o encarcelado junto a su familia. Ahora si se quedaba en la isla podía tener un buen pasar, y aseguraba un estado de bienestar para su familia.

Si tú, en ese tiempo querías aprender el arte de trabajar el vidrio, debías adscribir un contrato de por vida, para que te puedan recibir como aprendiz en La Isla de Murano.

El valor por los escases de este tipo de trabajo y la calidad de éste, en su tiempo genero mucha riqueza a los gobernantes de  Venecia, esto más o menos entre los años 1150 hasta 1600 dc.

Hasta hoy se reconoce este trabajo, no es barato tener una pieza de adorno de vidrio de la Isla de Murano.

Aquí la calidad implico riqueza.

 

Historia 3:

En los principios de la revolución industrial Japonesa, por supuesto ya en post-guerra, y tomando los conceptos (ya atrasados para su época) de Teylor, Japón intentaba levantar su industrialización. Pero no lograban tener los resultados que se esperaban, la cantidad de fallas y problemas en los productos que fabricaban era su gran problema. Su ventaja era el compromiso de todos.

Cuanta la leyenda, que un grupo de trabajadores manufactureros y de montaje, en un fabrica automotriz, pide hablar con la dirección de la empresa, situación muy delicada, pues la obediencia y el respeto de todos los protocolos por el rango, es un bien casi sagrado para la cultura organizacional Japonesa (Herencia del Shogunato).

La razón, ellos decían que podían hacerlo mejor, su trabajo, de cómo se lo estaba pidiendo su supervisor directo, y que en su modesta colaboración, podían dar ideas a los equipos de ingenieros de diseño. La idea no fue tomada en cuenta por la dirección, pero si por un sub-gerente del área, que ante tal oferta tomo a la mitad de su equipo, les elimino el supervisor directo, les planteo directamente a cada cuadrilla, los objetivos de su trabajo, y los dejo en libertad para que ellos decidieran como se organizaban y como organizaban su trabajo, el resultado fue asombroso, no solo aumentaron su productividad, sino que la calidad de este, y llegaron a más, si hicieron sugerencias en el diseño, en especial en la selección de materiales, y en diseño de piezas para facilitar el montaje.

Esta historia nos cuanta de los principios de la calidad Total. Pero más que eso, aquí la calidad toma un ribete de Compromiso, no de uno sino de todos.

 

Hoy hablamos de Gestión de la calidad, como la forma en que, incluyendo a las personas, las instituciones, empresas y emprendimientos, hacen suyos los atributos de prestigio, valor y compromiso, que la calidad trae consigo.

Pero aun vemos cosas como:

1.- Cada uno hace como lo sabe hacer, si lo hace Juanito Pérez, entonces está bien hecho, calidad en forma artesanal como a principio del medio-evo.

2.- Debemos asegurar a los que trabajan bien, nuestro conocimiento esta en ellos. 1600-1700 dc. periodo de las colonias, los principios independentistas ya se están forjando.

3.- Hay que hacer las cosas bien porque sí. Siglo XX, periodo de madures de la industrialización, el mundo comienza a distribuir su trabajo.

4.- Nos podemos equivocar, podemos cometer errores, pero sabemos cómo aprender de ellos, sabemos mejorar. era actual, con la globalización, todo está aquí al lado.

La calidad no ha perdido sus atributos con el tiempo, prestigio, valor, compromiso. Lo que ha cambiado sin duda es como implementamos y como nos aseguramos que ella se quede con nosotros.

 

En tu lugar de trabajo ¿en qué época de la calidad están?

Conoce como “Test Quality Control” puede asegurar la calidad de tu Software. Conócelo ahora y pide tu Demostración Gratuita.

Contacte a un experto TQC